Jueves , 27 Julio 2017
Home / Topografía / Via San Gregorio Armeno, la calle de los pesebres
calle san gregorio armeno napoles

Via San Gregorio Armeno, la calle de los pesebres

Casi nunca el corazón de una ciudad late allí donde es su centro representativo institucional, o donde se extienden sus calles más elegantes.

El corazón de Nápoles no palpita al Vomero o en el Palazzo San Giacomo, si no en la estrecha Via San Gregorio Armeno, una calle que es el centro del artesanía sagrada y, en particular, de ese sector de la misma que es el pesebre popular.

En la corta y estrecha Via San Gregorio Armeno, famosa también por su característico campanario-paso elevado, se siente el peso de siglos de historia que hicieron augusta, tanto que el visitante desprevenido corre el riesgo de un verdadero colapso psíquico, por las nuevas insostenibles emociones por la que se siente invadido, sumergido por los múltiples significados no sólo históricos, sino también simbólicos.

En la Nápoles grecorromana esta calle era el “cardine maggiore”, el camino, es decir, que conectaba el ágora (la “plaza”, el centro político, civil y social de la ciudad) con el decumano inferior, es decir, la vía longitudinal, llena de vida, de movimiento, de tratos.

En Nápoles, de hecho, el trazado de las calles, en el casco antiguo, permanece sin cambios bajo la estratificación de los recuerdos, de manera que es posible, teniendo la sensibilidad, sentir la espiral de un alma eterna, incluso en la renovación constante de las cosas.

La antigua “ágora” es ahora la plaza San Gaetano, y lleva el nombre del santo cuya estatua se encuentra en la parte superior de una alta base.

En esta plaza se encuentra la iglesia de San Paolo Maggiore, al que se accede por dos tramos de escaleras, y que conserva en las dos columnas a cada lado del portal el testimonio de que una vez fue un templo consagrado a los Dioscuros, tan preciados a los Griegos como a los Romanos. En la mitología griego romana, los Dioscuros fueron los dos jóvenes hijos de Zeus, patrones de los marineros en las rutas marítimas. En la religión cristiana, su lugar fue ocupado por los Santos Apóstoles Pedro y Pablo, que conducen a puerto seguro la nave de la Iglesia

Aquí también estaba la basílica romana, en cuyo lugar se eleva ahora la iglesia de San Lorenzo Maggiore, que las personas llaman “iglesia de San Antonio“: un notable, extraordinaria imagen recibe la cálida devoción que los napolitanos reservan al fascinante taumaturgo de Padua.

En esta iglesia, el visitante preparado, al contemplar los fragmentos de frescos y los sepulcros de Anjou, recoge el recuerdo de Petrarca y el suspiro de Boccaccio, que en esta iglesia encontró a Fiammetta.

Como mencioné al principio, Via San Gregorio Armeno es conocida por el gran público como “calle de los pesebres”, o “calle de los pastores”, por ser el centro, mas allá que de las estatuas sagradas en madera y papel maché, de ese artesiana de las figurillas en creta, cuya memoria toponomastica es conservada por un callejón entre el decumano y el Grande Archivio, que lleva el significativo nombre de “via dei Figurari”.

En esta calle también hay algunos monumentos arquitectónicos e históricos muy importantes.

El convento de San Gregorio Armeno es famoso por su claustro y el impresionante paso elevado, que es una parte parte no pequeña del encanto de esta calle: la iglesia contigua alberga los restos mortales de Santa Patrizia. En los siglos pasados se creía que el monasterio y la iglesia surgian en el sitio del templo de Deméter, la Ceres de los Romanos. Tal vez la identificación no se puede argumentar con datos históricos y arqueológicos, sin embargo, más allá de las disputas académicas, en estos lugares lo que se cree tiene el mismo valor que lo establecido históricamente; Hay, de hecho, una verdad psicológica, que, junto a la verdad histórica, tiene su necesidad.

A mitad de la calle, a la izquierda yendo hacia abajo, el fontego vio el nacimiento de Giuseppe Sammartino, el escultor del “Cristo Velado” que es admirado en la Capilla de Sansevero. Este artista no fue ajeno al arte del pesebre.

Al final de la calle, allí donde cruza el decumano, la capilla,cargada del ex-voto, dedicada al culto de San Biagio, se liga a la memoria legendaria de San Gennaro y a aquel, en la plena luz de la historia, de Giambattista Vico que aquí tubo el lugar de nacimiento, hijo de aquella arte literaria que en estos lugares celebra su esplendor.

Por lo tanto, si un día te encuentras en Via San Gregorio Armeno, o, si ya has estado, y vas a regresar en busca de los “pastores”, es decir, de las figurillas con las que rellenar tu pesebre, no te pierdas la signos de la memoria, los signos de la leyenda y la historia, que son los rasgos distintivos del alma de un pueblo.

Estas notas simples sobre la calle de San Gregorio Armeno las escribí un ocho de diciembre de un año desconocido, la fiesta de la Virgen Inmaculada, y las dediqué a la memoria de mi padre y mi hermano, ambos Vincenzo, que en esta calle ejercieron el noble arte de crear estatuas sagradas, en el número 50, donde yo mismo nací. Y a la memoria de mi madre que en el recuerdo de ellos me educó. Los tres hoy disfrutan de la vista de la Madre de Dios, en su verdadero rostro, del cual resplandor amenos mi padre tan a menudo transfundió en la creta, porque a la humanidad dolida fuera luz en el amargo camino de la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *