Sábado , 27 Mayo 2017
Home / Tradición / El Pesebre Popular Napolitano
pesebre napolitano

El Pesebre Popular Napolitano

Por qué pesebre popular napolitano? ¿Por qué no solo, y más simplemente, “pesebre napolitano”? ¿No significan y no indican, tal vez, la misma cosa?

Antes de responder, creo que sería prudente comenzar con alguna noticia más general.

El pesebre es un producto particular de la artesanía, que quiere conmemorar el humilde nacimiento del Salvador en el comedero de un establo (la palabra latina “Praesepe” significa precisamente “comedero”). Por lo tanto, es una parte integral de la cultura, en el sentido más amplio, y del folklore de todos los países cristianos. Se extienden de las fantasiosas y brillantes construcciones polacas, similares a catedrales góticas, a los pesebres poblados por “Santons” de la Provenza o de las ingenuas y conmovedoras figurillas peruanas, hasta al pesebre popular napolitano, que es el objeto privilegiado de este blog.

La “invención” del pesebre, visto como una representación del escenario en el que nació Jesús, se suele atribuir a San Francisco, aunque esto no es del todo exacto.

De hecho, el Poverello de Asís quería que la víspera de Navidad, a Greccio, se celebrara la Santa Misa en un establo, donde preparó el mismo el comedero junto al que fueron conducidos a un buey y un burro: quiso, de hecho, que la celebración de la Navidad no ocurriera dentro de los muros de una iglesia, si no en el mismo entorno que el Salvador había elegido para nacer según la carne. Y Jesús apreció tanto la idea de Francisco, que a medianoche apareció en la semejanza del Divino Niño en el comedero de Greccio. Pero no había “figurantes”, para encarnar a los protagonistas de la historia del Evangelio, por lo que la iniciativa del Santo ni siquiera se puede considerar como la creación de lo que hoy se llama “pesebre viviente.”

En cualquier caso, sin embargo, a pesar que San Francisco, en el sentido estricto del termino, no es el inventor del pesebre tal como lo entendemos, su espíritu de humildad profunda impregna la representación del nacimiento de Jesús, hasta el punto que la práctica del pesebre en el mundo se extendió gracias a los seguidores del Poverello de Asís.

Por lo tanto, la puesta en escena del pesebre en Navidad es una tradición que involucra a todos los países cristianos, cada uno de los cuales tiene su propia manera de representar el escenario en el que el nacimiento del Niño Divino se lleva a cabo.

Especialmente famosa es, sin embargo, entre todas las formas de “hacer el pesebre”, la que se observa en Nápoles, donde esta hermosa tradición adquiere las características de una verdadera pasión, que dura todo el año. Como escribí en mi libro de 1989, El Sueño de Benino, los Napolitanos, cuando no están empeñados en “hacer” el pesebre, sueñan con hacerlo: o sea que, tan pronto como hayan terminado de desmantelar el viejo pesebre, ya están planeando la construcción del nuevo.

El pesebre popular napolitano tiene en ello las características que ponen en movimiento no sólo la inventiva, la creatividad de su fabricante, sino que también implican la emoción y los aspectos profundos de su personalidad.
Como puedes ver, insisto en la expresión “pesebre popular napolitano”, en el que los dos adjetivos “popular” y “napolitano” son igualmente importantes.

En Nápoles, de hecho, hay dos corrientes, entre las que no siempre los escritores que se han ocupado del pesebre han hecho la necesaria distinción, que es fundamental: la corriente del “pesebre culto” y el del “pesebre popular“. En mi opinión, el único tipo de pesebre, digno de ese nombre, es, estrictamente hablando, el segundo, porque el pesebre nace en el pueblo y para el pueblo.

En este post, he tratado de delinear mejor la distinción entre los dos tipos de pesebre napolitano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *