Sábado , 27 Mayo 2017
Home / Personajes / El pescador: la vida en el pesebre popular
pescador personaje pesebre

El pescador: la vida en el pesebre popular

El pescador en el pesebre popular napolitano contrasta con la imagen del cazador como la imagen de la Vida en oposición a la de la Muerte. El simbolismo se encuentra en muchas tradiciones religiosas y folclore.

 

El pescador es otro personaje crucial en el pesebre popular napolitano.

Si ya has comenzado tu camino en el pesebre, que comienza a partir de Benin inmerso en su sueño, que es visión, has encontrado la ambigua figura del cazador, que te ha desconcertado y aturdido: que hace, uno se pregunta, este hombre armado, portador de violencia y símbolo de muerte en el pesebre, escenario de paz y bondad?

Pero, continuando el camino, se llega ahora a otro personaje, que ni siquiera sabes por qué, inspira una sensación de alivio y confianza: la del pescador, que en el pesebre está representado de diversas maneras, o sentado en la orilla del río con caña y sedal, o en la plaza del mercado, al lado del banco de peces, con su cesta al brazo y la mano a la boca, para amplificar el grito dirigido a los transeúntes. Un ejemplo es la foto que ves arriba, en la apertura.

Si quieres entender el significado de esta oposición, en el pesebre popular, entre el cazador y el pescador, puede hacer referencia a una tuya sencilla experiencia de la vida cotidiana: es decir, las dos sensaciones diferentes que se sienten, cuando estás en una carnicero, o, a la inversa, cuando estás en una pesquería.

En la primera, te pone, a pesar de tí mismo, incomodo la exposición de carne de carnicería que cuelga de ganchos, y, si tienes sensibilidad para los animales, debes hacer un esfuerzo para evitar de pensar que pertenecían a seres vivientes cruelmente asesinados por el hombre, obligado por sus necesidades.

En una pesquería, sin embargo, la sensación es diferente: las aguas que fluyen, la frescura que emana de ellas, el escabullirse de peces vivos, la danza de colores, todo conduce a una sensación de paz y serenidad. Casi como si los peces, aunque sacrificados a las necesidades del hombre, en realidad no mueran, sino que continúen viviendo, siendo el símbolo de la vida.

Recuerdo una hermosa escena de la película “Milarepa”, de Liliana Cavani, basada en el libro del mónaco tibetano. En la orilla de un río, un hombre santo tuesta un pez y se lo comen. Terminó su frugal comida, tomar en sus manos el hueso y, milagrosamente, se reconstituye en torno a los peces vivos, que el santo regresa al río. Un Milarepa, mirando aturdido, el hombre santo dijo: “No podía quitar la vida, si usted no sabe cómo dar vuelta.”

Pero sospechamos que, si en lugar de los peces hubiera un cordero o un conejo, habría sido más complicado: como si el pez se identificara con la vida misma.
Por supuesto, todo esto no pertenece a la esfera racional, sino a una percepción instintiva de la existencia: esa percepción instintiva y profunda que guió el pueblo napolitano en la organización de “su” pesebre.

Tenga en cuenta el cuidado con el que el “maestro pastoraro” representa diferentes especies de peces en esta hermosa pieza, que compré en San Gregorio Armeno.

banco-de-peces-pesebre-popular-napolitano
Banco de peces – Foto Italo Sarcone

El pescadero napolitano, una imagen alternativa del pescador, envía su grito: – ‘o mi pez está vivo!

pescadero-personaje-pesebre-popular-napolitano
Pescadero, personaje del pesebre popular – Foto Italo Sarcone

Pero la deliberada ambigüedad de la frase no tiene nada obsceno; por supuesto, un estricto seguidor freudiano confirmaría la interpretación psicoanalítica del pez como “símbolo fálico”, pero para nosotros sería simplista detenernos unilateralmente a este aspecto.

En el grito del pesquero napolitano, de hecho, hay mucho más, si sólo se piensa en esa definición, conjunto pintoresco y poético, con la que, en el juego del bingo, el órgano masculino se define como: “o paté de ‘criatura” padre de los niños.” Alusión, pues, no al placer sexual en sí mismo, sino al cumplimiento del comendamiento divino: “Sed fecundos y multiplicaos”.

El simbolismo es aún más crudo y verdadero, cuando en la cesta del pescador / pescadero existe el “capitone”: el napolitano ni siquiera concibe la posibilidad de que, en la mesa preparada para la víspera de Navidad, falte este “pariente pobre” de la anguila .

pescadero personaje pesebre
Pescadero con anguilas, personaje del pesebre popular – Foto Italo Sarcone
pescadero personaje pesebre
Pescadero con anguilas, personaje del pesebre popular – Foto Italo Sarcone

Pero el pescado es un símbolo no sólo de la generación física, sino también la generación espiritual: como animal de sangre fría, simboliza la condición de la gente no se deja llevar por las pasiones, y, puesto que vive en el agua, alude a la regeneración llevada a cabo por el agua, fuente de vida.

El agua, de hecho, lava las impurezas físicas: y la aspersión con agua, o la inmersión en ella, es una señal del renacimiento del espíritu. Los primeros cristianos designado a sí mismos como pisciculi, “pesecitos”, porque nacieron a una nueva vida en las aguas del bautismo. Jesús mismo, en los primeros tiempos cristianos, se le indicaba con el símbolo del “pez”, que en griego se dice ikhthys: los sonidos que componen esta palabra se interpretaron como las iniciales de una oración (es decir, un acrónimo).

I = Iesous = Jesus

Kh = Khristòs = Cristo

Th = Theou = de Dios

Y = Yuiòs = hijo

S = Sotér = Salvador

Pues, dibujar, esculpir, grabar un pez era lo mismo que escribir “Jesucristo, el Salvador, el Hijo de Dios”: como en esta hermosa inscripción griega, en la que el símbolo es acompañado por la palabra “resurrección”.

epigrafe
Epígrafe proveniente de Tesalónica, la Salonicco de hoy

La inscripción dice: “Calogero y Macedonica Sosigenia a los dulces padres (dedican) este lugar para dormir hasta la resurrección.”

En otra piedra, dos peces tienen un ancla, símbolo de fe y esperanza cristiana.

iktus

Y ¿cómo olvidar que Jesús realizó el milagro de alimentar a una multitud de cinco mil desde unos pocos panes y dos peces? Y el propio Jesús prometió a Pedro hacerlo “pescador de hombres”? Y que el anillo del Papa es “el anillo del pescador”?

Entonces, la pareja “cazador-pescador” alude a la polaridad “muerte-vida”, “sequía-fecundidad.”

En una tradición paralela, la “búsqueda del Santo Grial”, aparece un Rey Pescador, cuya herida es causa de la aridez de la tierra, el “desierto”, que en el Novecientos ha inspirado un poema del escritor anglo-estadounidense Thomas Stearne Eliot.

Sin embargo, la polaridad “vida-muerte” es en realidad una circularidad, ya que cada vida está orientada a la muerte, pero de la muerte constante renacer de la vida. La superación se indica en el pesebre popular, por la lavandera, que está con el cazador y el pescador una triada inseparable.

Y tu, ¿qué topinas? Por mi parte, nunca deja de sorprenderme la riqueza de este personaje fundamental del pesebre napolitano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *