Martes , 22 Agosto 2017
Home / Personajes / El cazador: la violencia en el pesebre popular
cazador

El cazador: la violencia en el pesebre popular

El cazador, en el pesebre popular napolitano, a primera vista anacrónico y desconcertante, sin embargo, es una figura muy significativa, en relación con el pescador y la lavandera, con lo cual constituye una tríada inseparable.

 

Entre los personajes principales, “indispensables”, del pesebre popular napolitano, uno en particular llama la atención y no deja de suscitar ciertas dudas, al ver la figura del “cazador”, con el arma al hombro, mientras atentamente coge la puntería.

Cazador - Personaje del Pesebre Napolitano Popular
Cazador
Personaje del Pesebre Napolitano Popular

Se extienden desde las figuras ingenuas, en el que el rifle tiene una forma gruesa, a otros en los que el arma es mejor delineada. Algún artesano alcanza hasta la perfección de la pluma en su sombrero. Me gusta especialmente esta “pieza”, tomado de un molde bastante antiguo, en el que la precisión llega hasta la representación de la mochila que cuelga en el hombro.

Cazador - Personaje del Pesebre Napolitano Popular
Cazador
Personaje del Pesebre Napolitano Popular

Por supuesto, el “cazador” desconcierta, en primer lugar, por el anacronismo del rifle. La pregunta más frecuente, a menudo hecha con tono de vergüenza, de hecho es siempre la misma: “Pero ya había el rifle en el tiempo de Jesús?”

Sin embargo, algo nos dice que esta no es la verdadera pregunta que se quisiera preguntar, ya que se aceptan pacíficamente otros anacronismos: son anacrónicas las ropas de todos los “pastores” que pueblan la cuna: En sentido estricto, los únicos que se visten de acuerdo la “moda” del tiempo (o la que le parece haber sido la moda de la época) son la Virgen y San José. Todos los demás están vestidos con trajes del Setecientos o Ochocientos.

En realidad, la verdadera pregunta, la que yace en el fondo del inconsciente de cada uno, es preguntada por aquellos que están más cerca de las raíces de la vida, los niños: “Pero el cazador dispara al pájaro?” piden en tono cordial, compadeciéndose de la mascota inocente que es blanco del cazador. De hecho, los que hacen el pesebre de acuerdo con la tradición, nunca deja de poner sobre la rama de un árbol seco un pájaro tenido “en vuelo” por un alambre.

Lo que es desconcertante es, por lo tanto, la presencia de un personaje adicto a la violencia, en el paisaje más pacifico que se conoca, en el pesebre, que es la celebración del nacimiento de Jesús, recibido por coros de ángeles con la canción “paz en la tierra para los hombres de buena voluntad”. Desconcierta, es decir, la presencia de un portador de muerte, mientras que en la cueva se renueva el milagro de la vida. Quiero decir que el “cazador” probablemente habría creado el mismo desconcierto y contrariedad, especialmente en los niños, si se hubiera dirigido al ave con el arco y la flecha.

Que hace, por lo tanto, este violento, en el pesebre popular, unico armado entre los personajes?

Según algunos, esta figura está ligada a la del pescador, con el que forma una pareja inseparable. El cazador representaría, según esta interpretación, la condición social de los ricos, el pescador la de los pobres.

El pesebre popular cubriría así la coexistencia de diferentes estratos sociales, pero sin justificar la desigualdad entre los hombres: solamente, la acepta de forma realista.

La interpretación es interesante, pero, por mi parte, creo que podemos ir más allá.

Anteriormente, yo también, cuando, en juventud, comencé mi investigación sobre el pesebre, como un todo unificado y altamente simbólico (lo he mencionado en el artículo sobre la interpretación general), pensé en la conexión “cazador-pescador “.

Pero empezando por otra suposición: desde el punto de vista simbólico, y de la importancia del símbolo ya escribí, la “pareja“, el “dos” es algo negativo, porque la dualidad representa el “conflicto”, la “oposición “, la “discordia “, sin la resolución en una unidad superior.

Desde un punto de vista “simbólico”, “tradicional“, la positividad está constituida por “tres”, que es la resolución en una unidad superior, en la que se apaciguar los conflictos.

En el alma humana cada término genera su opuesto y la lucha de los contrarios se transpone en el plano metafísico.

Pero, más allá del velo de Maya, los opuestos coinciden.

Pero sólo si uno se convierte en tres y tres se convierte en uno.

Escribí esto en 1985, en mi primera obra impresa, In limine, que es el libro al que estoy más relacionado, ya que es aquel en el que llegué a la conclusión de la fase más agitada de la investigación: de las suposiciones hechas en ello tomaba un nuevo comienzo.

El cazador, entonces, en mi interpretación se opone al pescador, pero la oposición tiene que ser resuelta en una unidad superior. Se tenia, por lo tanto, encontrar el personaje que podría representar a la reconciliación de los opuestos. Lo encontré, después, en la lavandera.

Por el momento, había otro detalle que me empujaba a profundizar: lo que es sorprendente no es tanto el elemento de la “violencia” que figura en el cazador, ya que, a menudo, en el pesebre popular se representa la “matanza de los inocentes” que, sin embargo, no plantea el mismo desconcierto.

El elemento clave que explica el sentido del cazador está dada por el ave, retenido en el árbol por el alambre.

El mismo pájaro que había observado tan a menudo sobre las tumbas medievales de las iglesias de Anjou, en el que el alma del difunto se simboliza por el ave apretada en la mano del niño Jesús, sentado en el regazo de su madre. Es decir, el fallecido confía su alma en las manos de Jesús, porque no caiga, en cambio, en las garras del oponente.

Así que si el ave simboliza el alma del hombre, empieza a tomar forma el sentido profundo del cazador y explica por qué, a nivel subconsciente, su presencia sea una sorpresa mezclada a incomodidad.

El significado se aclara aún más en comparación con el pescador, que se opone, y con la resolución de este conflicto en la lavandera.

Tres personas humildes, del pueblo, que podían encontrar en la vida de todos los días, en las colinas de los alrededores de Nápoles, en los callejones de la vieja ciudad, en las calles y plazas, pero que asumían un valor diferente, si se consideraban desde otro punto de vista: desde el punto de vista de Benin, que, en su “sueño” las encuentra, sintiendo, de vez en vez, miedo, alivio, serenidad.

El “viaje en sueño”, constituido por el pesebre, acaba de comenzar. ¿Estás listo y dispuesto a continuar, junto con Benin, hasta su fin?

la sua ambigua presenza si spiega in connessione con il pescatore e con la lavandaia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *